El Arte de pre-ocuparse

El Arte de pre-ocuparse

Las preocupaciones nos acompañan en el transcurso del día: cuando nos despertamos, durante el día, al cierre de la jornada y, claro, en nuestro descanso nocturno también (a veces a modo de sueños y a veces a modo de pesadillas).
A priori, las preocupaciones son algo bueno: resultan adaptativas y, por lo tanto, favorables. Nos dan muchísima información: sobre nuestras necesidades, sobre nuestros deseos, sobre nuestras expectativas, sobre nuestros miedos, nos ayudan a anticipar aquello que creemos que pueda pasar, nos ayuda en la toma de decisiones y en la resolución de problemas.

Pero… entonces, ¿por qué esa connotación negativa? A veces, somos muy tiranos con nosotros mismos y nos convertimos en nuestro peor enemigo. Uno de esos casos puede ser el modo en el que nos preocupamos de las cosas. ¿Es lo mismo pre-ocuparse que ocuparse? Piénsalo por un segundo. La anticipación, siempre será buena mientras nos aporte algo constructivo y no nos quedemos atrapados en el miedo del qué pasará. Si visualizamos algo que creemos que sea posible que pase, será constructivo si nos sirve para adelantarnos y poder crear una serie de conductas alternativas para esa posible situación. Si el pre-ocuparnos nos lleva a estar encerrados en sentimientos y emociones angustiosas, ¿por qué no nos ocupamos cuando llegue el momento?

Nos pre-ocupamos cuando:

  • Creemos que no vamos a ser capaces de conseguir aquello que queremos
  • Cuando creemos que podemos perder a nuestra pareja
  • Cuando creemos que nunca cambiará nuestra vida actual y quisiéramos que pasara
  • Cuando creemos que ante cualquier problema que surja en el trabajo, quedaremos en evidencia porque no seremos capaces de solucionarlo
  • Cuando creemos que nuestra salud empeorará irremediablemente
  • Cuando creemos que, esa discusión, puede hacernos perder la amistad de alguien

Si la situación aún no ha pasado, estarás jugando en el terreno de la anticipación: si no eres capaz de darle un uso constructivo, ¡suelta esos sentimientos y ocúpate de ello cuando llegue el momento!

Y tú, ¿te pre-ocupas o te ocupas?

CompárteloShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Add Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Llámame al 622 58 25 50
Alameda Urquijo nº 62 Ppal derecha
48009 Bilbao

Soy miembro de:

Colaboro con: